Euroinnova Business School

Certificados de Profesionalidad

Certificados de profesionalidad en Vidrio y cerámica

En Euroinnova te presentamos una serie de Certificados de profesionalidad con el objetivo de que te conviertas en un experto de estos dos interesantes materiales. 

¿Qué entendemos usualmente por vidrio?

El vidrio se trata de un material inorgánico frágil, duro, amorfo y transparente que se encuentra en la naturaleza, aunque puede ser producido por el ser humano también. El vidrio artificial se emplea para fabricar lentes, botellas, ventanas y gran variedad de productos. El vidrio es un tipo de material amorfo cerámico.

En España, al igual que en otras partes del mundo, el término  “cristal” frecuentemente se emplea como sinónimo de vidrio, aunque se trata de una acción incorrecta debido a que el vidrio es un sólido amorfo y no un sólido cristalino.

El vidrio es un material totalmente reciclable y no existe un límite en la cantidad de veces que puede ser  reprocesado. Al reciclarlo se ahorra una cantidad de energía de en torno el 30% con respecto al vidrio nuevo y no se pierden sus propiedades.

Para su adecuado reciclaje el vidrio es clasificado y separado dependiendo de cuál sea su tipo, por lo común esto se encuentra asociado a su color: ámbar o café, transparente o verde.

¿Qué utilidades presenta el vidrio?

Las principales características del vidrio son su dureza y transparencia, a pesar de la restricción principal que presenta, su fragilidad, se trata de un elemento imprescindible en múltiples aplicaciones.

¿Y la cerámica?

Por otro lado, hablamos de la cerámica. La cerámica se trata del arte de fabricar vasijas u otros objetos de arcilla u otro material cerámico con ayuda del calor, es decir, cocida a una alta temperatura  (superior a los 400 o 500 grados). El resultado de este arte es una variedad de objetos o piezas de terracota, de porcelana y de loza.

El uso inicial de la cerámica se relaciona con la fabricación de recipientes con la función de contener bebidas o alimentos.  Más tarde se usó para modelar figurillas de posible carácter simbólico, religioso, funerario, mágico y decorativo. Además se empleó como material de construcción en forma de baldosa, azulejo, teja o ladrillo.